logo

Senderismo Accesible, uso democrático del espacio natural.

Senderismo Accesible en Parque Metropolitano.

Hace algunas semanas, la Fundación Senderos de Chile y el Servicio Nacional de la Discapacidad, inauguraron la segunda etapa del proyecto “Senderismo Accesible” en el Parque Metropolitano de Santiago, que busca entregar accesibilidad universal en espacios naturales y semi-naturales, de manera de acercar y fortalecer la inclusión de las personas con discapacidad y sus familias a espacios que, por la falta de accesibilidad por su condición geográfica, no pueden acceder en igualdad de condiciones que el resto.

¿Cómo puede un usuario de silla de ruedas hacer uso del espacio natural y recorrer un sendero de manera autónoma en independiente?

Una silla de ruedas no puede circular por pavimentos sueltos, rocoso o tierra mojada, pues tiene dificultades para avanzar en estas condiciones. El principal efecto es que las ruedas se quedan pegadas y en muchos casos se rompen las ruedas delanteras, “quedando en pana”.

Es muy complejo recorrer un sendero natural. Hay zonas del país donde NO ES POSIBLE realizar intervención por las características del terreno, por la lejanía de centros urbanos o por la altura sobre nivel del mar.

Se pueden identificar tres alternativas de intervención, lo que no significa que no hayan más. La primera y la más recurrente, realizar intervención -accesible- en miradores desde lugares estáticos de fácil acceso para todos. La acción de contemplar un entorno en algunas ocasiones es lo que se requiere. Cuántas veces no hemos parado en algún mirador a tomarnos una foto familiar para el recuerdo.

La segunda, pero la más costosa, construir senderos accesibles. Ese desafío no es siempre posible porque hay que evaluar el costo-beneficio en términos económicos y también los costos-beneficios del impacto ambiental que las obras generan. Cuando las intervenciones para hacer accesible un espacio natural conlleva cambiar la fisonomía del terreno, recomiendo evaluar otras alternativas. La accesibilidad debe ir de la mano con el manejo sustentable del entorno.

La tercera opción es el monociclo Julieta. Sus ventajas están claras: personas con discapacidad motora puede recorrer con libertad casi absoluta del espacio natural y seminatural a la altura de una persona pedestre, la sensación es de ir caminando. Las desventajas: la dificultad de contar con voluntarios entrenados. Tres personas son las que están a cargo de su maniobra, los cuales se turnan y el costo de fabricar, mantener y trasladar los monociclos a los distintos senderos.

Lo importante es innovar con soluciones que se adapten a cada entorno, el uso de materiales adecuado para cada zona de Chile y no creer que la accesibilidad debe estar solamente en la ciudad y en los edificios. La democratización del entorno bajo cualquier contexto es una oportunidad para aprender y disfrutar del maravilloso país que tenemos y las ganas de las personas con discapacidad y sus familias de disfrutarlo.

Julieta es una oportunidad para que el Sendero de Chile sea cada vez más inclusivo para todos los chilenos.

Fuente: Fundación Senderos de Chile y Senadis.

Fotografía: Teletón. 

 

 

 

One Comment

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *