logo

Playa Accesible Sole Di Mare de Coquimbo

Por primera vez en la región existe una playa ciento por ciento adecuada para que las personas con discapacidad la puedan disfrutar. Y es que ya está lista en el sector Sole Di Mare de Coquimbo una pasarela cuyo atractivo principal es que está dotada con sillas anfibias que permitirán que todo aquel con movilidad reducida pueda bañarse en el mar con mayor autonomía, comodidad, dignidad e igualdad sin marcar diferencias. Situación que no era posible hasta ahora.

“Esta iniciativa se agradece mucho. De las pasarelas que existen en la región ésta se lleva el premio mayor. Del 1 al 7, le pongo una nota 7”, expresa José Concha, joven que se desplaza en silla de ruedas y que pertenece a un equipo de básquetbol de deporte adaptado.

La infraestructura está completamente equipada. No sólo cuenta con tales sillas que flotan en el agua, sino también cuenta con una grúa hidráulica para trasladar hasta 130 kilos de pesos, muletas que permiten apoyar a sus visitantes, además de baños, duchas, camarines y zonas de descanso habilitadas para las personas con discapacidad, como también para aquellas de la tercera edad.

“Dejamos de ser espectadores de la playa y pasamos a ser utilitarios de los beneficios del mar. Ahora podemos acercarnos, chapotear en el agua. Antes algunos amigos me acercaban al mar atravesando con dificultad la arena, pero sólo podía llegar a las olas color chocolate y mi silla de rueda se deterioraba, pero ahora con estas sillas anfibias estaremos en el mar como todo el mundo con todos los resguardos y sin temor que se va a volcar”, expresa contento y agradecido Orlando Leyton, socio fundador de APADIF, la Asociación de Padres y Amigos de Discapacitados Físicos de Tierras Blancas.

Durante la inauguración de la obra, Miguel Flores, subsecretario de Desarrollo Regional, indicó que este lugar que comenzó a construirse en febrero de este año tuvo una inversión que supera los 36 millones de pesos. “Ésta es la segunda iniciativa de este tipo en el país, hay otra muy semejante en el lago Villarrica. La Subdere ha dispuesto hasta la fecha más de 2 mil millones de pesos en la Región de Coquimbo en programas de mejoramiento urbano para solucionar problemas como éste”, enfatizó reiterando que este año el FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional) va a llegar a un fondo de 52 mil millones de pesos.

Por su parte, el intendente Sergio Gahona, enfatizó que este nuevo espacio accesible viene a “resolver los problemas cotidianos de la gente y eso es en lo que el Gobierno está empeñado”.

La unidad técnica a cargo de la ejecución del proyecto fue el municipio de Coquimbo y el alcalde (S) Jorge Díaz, destacó que el lugar comenzará a estar operativo en el periodo de verano y que será resguardado por un guardia para prevenir hechos de vandalismo.

Añade que se aproximan otros proyectos de integración para la discapacidad como la instalación de juegos infantiles inclusivos en el parque O’Higgins y un catastro que iniciará en el mes de julio para detectar cuántas personas con discapacidad viven en Coquimbo. Hasta la fecha se estima que son cerca de 3 mil en la comuna, según los registros del año 2002.

MÁS INCLUSIÓN. Cabe recordar que el verano de este año la directora regional del Servicio Nacional de la Discapacidad, Carolina Maturana, dio a conocer que las zonas para discapacitados de las playas La Herradura y La Barca de La Serena, presentaban algunas “deficiencias” en materia de accesibilidad (en tema baños, estacionamientos, formas de las rampas, etc.). Al respecto, instó a los municipios a que postulen a las líneas de financiamiento del Senadis para eliminar las barreras arquitectónicas. Ayer, el intendente hizo réplica de este llamado diciendo que los municipios son claves para desarrollar más proyectos que incrementen la inclusión social.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *