logo

Que las orugas se queden en sus capullos.

Hace muchos años, cuando el tema de accesibilidad aún la llamábamos “eliminación de barreras arquitectónicas” era simplRampa con el mismo largo de la escalera. emente eso. Eliminar una barrera a costa de lo que fuese. Así nos llenamos de este tipo de situaciones, como la que se aprecia en la fotografía donde la rampa es del mismo largo que la escalera, por lo que se transforman en toboganes.

Otra alternativa que vieron los empresarios, ante las pocas posibilidades y restricciones de construcción (quiero pensar que estuvieron mal asesorados) fueron las salvaescalera (más detalles en capítulo III,  página 103 del Manual de Accesibilidad Universal) lo que ocasionó que varias instituciones públicas y privadas adquirieran el aparato y por consiguiente tuviesen que entrenar a los guardias e implementaPantallazo de Manual de Accesibilidad Unviersal, sección Orugas. No recomendadas.r un sistema para que la llave no se extraviara. Obviamente en estos casos nadie piensa que el Sr. tiene que almorzar. Para graficar qué pasa en esos momentos los invito a ver este video, si tiene el tiempo suficiente (unos 7 minutos). Baje un poco el volumen y reflexione sobre el uso de las orugas. Este video lo hicieron alumnos míos hace algunos años de la facultad de Arquitectura y Diseño de la Unviersidad Finis Terrae.

 [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=CSUJB1OrPyc]

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *